EN RESPUESTA A UNA CRÍTICA INJUSTA

FdyCS 01

La Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la BUAP es una comunidad en sí misma. Seis programas de licenciatura, media docena de opciones de posgrado de reconocida calidad académica, y una matrícula activa de poco más de 6000 alumnos críticos y reflexivos provenientes del centro y sureste del país son pruebas contundentes de su singular diversidad y fortaleza.

A lo largo de su trayectoria, inmejorable para la enseñanza-aprendizaje de temas correlacionados con las múltiples aristas de la política y la sociedad se ha consolidado como un espacio en libertad, un ágora donde “se hacen públicas las cosas públicas” –como versa una vieja expresión de Norberto Bobbio–, donde las disciplinas que alberga deliberan y proponen desde la comprensión inmejorable de las aulas y los foros universitarios alternativas de solución a los grandes problemas nacionales y locales. En una palabra nuestra Facultad es un referente activo, una parte viva e histórica de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Sin embargo, y a pesar de toda su influencia en el espectro regional, nunca antes se habían publicado notas periodísticas tan intempestivas sobre la actividad interna de nuestra comunidad. La cobertura mediática que se le dio a nuestra Facultad en los últimos días no tiene antecedente alguno; desde luego el problema no radicó en la atención recibida sino en los intereses inescrutables que la impulsaron. En ninguna de estas columnas se pudo percibir la verdad reconocida: 53.19 por ciento de los Profesores de Tiempo Completo (PTC) con doctorado pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores (SNI); el 53.91 por ciento del total de la planta docente recibe apoyos del Programa para el Mejoramiento del Profesorado (PROMEP); más de la mitad de los cuerpos académicos están consolidados; el 100 por ciento de los Programas de Licenciatura y Posgrado han sido avalados por los más altos estándares de calidad; por no mencionar que cada año la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales le abre las puertas de la Universidad a más alumnos de nuevo ingreso que cualquier otra unidad académica de la BUAP, durante el pasado proceso de admisión 1570 nuevas matrículas albergaron en su conjunto las Licenciaturas de Derecho, Ciencias Políticas, Consultoría Jurídica, Criminología, Relaciones Internacionales y Sociología.*

A pesar de los inmensos logros y pese a los grandes esfuerzos, con todo lo que falta por hacer y por mejorar, la coyuntura política eclipsó la visón presuntamente periodística de muchos prejuiciosos cuando las aspiraciones políticas del Dr. Guillermo Nares Rodríguez salieron a la luz; desde entonces algunos analistas partieron del supuesto escalofriante de que una comunidad tan grande y diversa como la Facultad de Derecho se reduce a las aspiraciones y a la trayectoria de un solo hombre, en una síntesis perniciosa ofendieron la dignidad de los universitarios suponiendo que uno solo –por más director que éste sea– puede “desestabilizar” a todos, o peor aún, puede “obligarnos” a respaldarlo violentando la autonomía de nuestra condición universitaria.

No existe fundamento alguno para sostener semejante falacia. La Universidad no es un ejército, tampoco es un partido político y menos aún cuenta con bases militantes; la Universidad es un espacio en libertad, en ella cabemos todos, con todas nuestras fobias, filias y aspiraciones, pues es precisamente aquella “unidad en la diversidad” la constitución de nuestra naturaleza volcada en un espacio de reflexión y crítica. Y en razón de lo mismo los progresos y conquistas de nuestra Facultad, de nuestra Universidad en general, son esfuerzos conseguidos con la colaboración y el trabajo colectivo de una pluralidad; no está en nuestra actitud crítica permitir que uno solo, sea director, síndico, presidente o rector capitalice políticamente aquello que a diario hacemos alumnos, catedráticos, personal administrativo y no académico. Bajo el escudo de Atenea y el Fénix cabemos todos y nadie, absolutamente nadie puede expropiarlo a su conveniencia; quien se atreva a negarlo o a desafiarlo se condena al fracaso y al absurdo.

*Los datos presentados pueden corroborarse en el “Anuario Estadístico BUAP-2012”.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Columna, Política

3 Respuestas a “EN RESPUESTA A UNA CRÍTICA INJUSTA

  1. Viridiana

    que comentario valdría para usted el hecho de que los últimos 3 rectores han dejado la dirección de la Universidad para ser candidatos priistas? Qué pensar entonces?

  2. Suscribo artículo, ¿podrían decir lo mismo de la Facultad de Administración? Vrg: ¿Cuántos de sus posgrados pertenecen a CONACYT?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s