1910: BITÁCORA DE UNA REVOLUCIÓN

La revolución mexicana fue un largo puente entre dos siglos mellizos. El año de 1910 –entendido como el simbolismo de un proceso escrito en latín pero imposible de ser interpretado sin el uso de un buen vernáculo — representó una triple tensión sostenida entre las ideas de la ilustración y el desarrollo industrial capitalista, reflejadas por las contradicciones que la reforma liberal sistemáticamente exportaba a la reacción católica, finalmente agravadas por la ruptura del consenso en torno a una dictadura liberal progresista que permitió, tras varios años de ejercicio de la diplomacia del revólver, la construcción de un pacto corporativo estable.

Desde luego el desarrollo intrínseco de cada una de estas distensiones ocurrió en medio de la confrontación flagrante entre formas pretorianas puestas o “contrapuestas”: Francisco I. Madero encabezó la primera con los ropajes de una reforma decimonónica desde San Luis Missouri; tras su fracaso emergió la restauración del “viejo régimen” fraguada por el general Victoriano Huerta y Henry Lane Wilson desde la Embajada Norteamericana; más tarde una ruptura sui generis del pacto federal suscrita por Venustiano Carranza causaría el desplazamiento de la clase política auspiciada por el Porfiriato junto con la derrota final del ejército central; a partir de entonces el constitucionalismo, teniendo sus orígenes en un movimiento de “resistencia en armas”, fue contrabalanceado casi desde su nacimiento por fuerzas disidentes que tanto Emiliano Zapata como Francisco Villa volverían con la Convención de Aguascalientes subalternas para siempre.

A un lustro del llamado a la revolución una fracción completaba la coalición de intereses hegemónica de un conflicto que, en principio, era de naturaleza eminentemente parcelaria. De pronto, y en medio de un mosaico de movimientos contrarrevolucionarios, sucedió lo impensable: el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista encargado del Poder Ejecutivo convocó a una Asamblea Constituyente con el propósito de reformar la Carta Magna de 1857. Desde luego las consecuencias del singular hecho no fueron previstas: la fracción ganadora del conflicto revolucionario se escindió desde dentro proyectando a Los Sonorenses –desde el Teatro de la República y sobre la pila bautismal de Tlaxcalantongo– como el justo medio entre una tradición centrífuga y una vanguardia centrípeta.

La sumatoria de todo lo descrito completa el pathos del conflicto revolucionario: aquella enorme conglomeración de esferas de conflictos yuxtapuestos, siempre agrupados en esquemas de distensiones bipolares, sucesivas y alternantes, que necesitaron de al menos treinta años de estabilidad porfiriana para emerger y afirmar su incompatibilidad con el régimen político del cual era un producto indiscutible.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Columna, Historia

7 Respuestas a “1910: BITÁCORA DE UNA REVOLUCIÓN

  1. muy bueno sin duda . Pero yo me fascine de
    ” dialéctica de la violencia”

  2. Me gustaría que abordara también el hecho, que ,con la entrada de la reforma laboral del trabajo se perdieron muchas cosas que se habían ganado, si bien el progreso no existe del todo cito a Bobbio en su libro teoría general de la política “Respecto a las grandes aspiraciones del hombre ya vamos con excesivo retraso . Procuremos no incrementarlo con nuestra desconfianza , con nuestra indolencia , con nuestro escepticismo .No tenemos tiempo que perder ” ¿Como es posible que cientos de hombre arriesgaran su vida por nosotros para tener un futuro mas prospero libre de tantas injusticias ,para que algo que inicio como un iniciativa llega a quitar tantos años de lucha a este país tan majestuoso como México ? .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s